Se moría de envidia

¿Cómo lo hacía?. Todos los días no se podía fingir así que, algo de verdad habría en esa apariencia. Daba igual lunes que viernes; siempre parecía satisfecha con su vida.
Esa chica no paraba y sus cuatro hijos la volvían loca. La tarde anterior la vio con su marido; parecía que discutían mientras el pequeño saltaba como un loco encima del banco del parque. Daba la sensación de que su día a día era una maratón lleno de sinsabores pero ella, sonreía.
Y yo, con esta cara de rancia todos los días…
Qué envidia! ¿Cómo lo hará?

Resultado de imagen de envidia

¿Como podía ser que ante vidas similares una tuviese la sonrisa en la boca y la otra pareciese  que se hubiera comido un limón?

Se cruzaron en la fila del supermercado y se miraron.

Curiosamente, ambas sonrieron cuando se encontraron en el espejo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *