Cuando lleguemos, lo cruzaremos

Cuántas vueltas puede dar la cabeza sin más rendimiento que un doloroso mareo.  A menudo recuerdo aquella frase de » Mi vida estuvo llena de desgracias muchas de las cuales nunca sucedieron». Y no es que nuestro cerebro no cumpla con su misión; prevenirnos, protegernos e incluso ponerse en lo peor es su razón de ser primitiva. Más bien se trata de que en ocasiones no sabemos controlarnos y enfocarnos. Nos dispersamos con pensamientos poco productivos que generan emociones, sentimientos o estados anímicos poco agradables  y acabamos haciendo una realidad de un pensamiento.  Y,  ¡nos la hemos vuelto a jugar!.

Y, sin darnos cuenta,  estamos inmersos en dar vida a una mentira producto de nuestros miedos e inseguridades.  Cuánto dolor innecesario para nosotros y para nuestro entorno.

Se nos olvida que lo único real en la vida es que estamos aquí, respirando y deseando un presente lleno de paz y alegrías.  Cuando llegue el puente, lo cruzaremos, pero antes y hasta llegar a él ( si llegamos) viviremos y disfrutaremos del camino sin ponernos las tiritas antes de las heridas.

Dejemos de suponer que se nos critica y por qué lo hacen, dejemos de creer que nos nos entienden, dejemos de dedicar tiempo a lo que no existe o, peor aún, no merece la atención.  Nada de ello tiene sentido a menos que se lo demos nosotros.

Comencemos a creer que somos merecedores de halagos porque lo valemos y nos esforzamos para ser cada día mejores seres. Si lo hacen o no nos ha de dar igual. No esperemos ni queramos  halagos deslavados que buscan vuelta.

Buen día para ti también.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *