Lo que más me “Jode”

Es posible que  esta expresión suene maleducada pero creo que es tan clara como ilustrativa. Vayan por delante mi disculpas para quien le pueda molestar.

Mi objetivo no es otro que el de profundizar en esta coloquial expresión. La decimos y/u oímos tantas veces como cualquier saludo e incluso muchas más que cualquier halago. Expresiones similares pueden ser tales como “Lo que más me molesta”, “Lo que más rabia me da”, etc.

La próxima vez que escuches o digas esta expresión te invito a pensar en ella. Detrás de esta frase están gran parte de nuestros valores vitales, de nuestra forma de ver la vida y de relacionarnos con los demás.

Lo que más le duele a la gente suele tener mucho que ver con la forma en que ven el mundo y cómo les gustaría que fuese. Lo que nos jode es lo que nos duele y lo que nos duele es lo que nos afecta e importa; ahí está la clave.

A todas las personas no nos molesta lo mismo ni de igual manera ¿Por qué será? Porque cada uno de nosotr@s somos diferentes y damos más importancia a unas cosas que a otras. De ahí, de esta diferencia de valores yacen los conflictos y las peleas.

Tengo grandes amig@s que tienen valores diferentes a los míos; eso se nota y se siente. No es fácil mantener relaciones sanas con personas con diferentes valores a los nuestros. Si para mí es muy importante la honestidad habrá muchos comportamientos de personas que me “chirrien” y me jodan. Eso no significa necesariamente que la otra persona no sea honesta sino que no lo es como yo entiendo el concepto de honestidad.

Cada vez que te joda algo pregúntate qué es lo que realmente te “remueve”  e indaga en cómo te afecta esa situación contigo mismo y con los demás; te dará muchas pistas para tu autoconocimiento y muchas respuestas para entender a tu entorno.

No podemos evitar que las cosas nos molesten  pero sí podemos hacer porque nos afecten los mismo posible, ¿cómo? siendo coherentes con nuestros valores y sabiendo relacionarnos con los demás  como queremos hacerlo.

Y para los días  que cuesta un poco más, evasión, chocolate y sentido del humor a raudales.

Buena semana.

Ana.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *