Una señora muy aseñorada

No tengo tantos años no, pero sí los suficientes como para poder sentir las diferencias. Me sorprendo a mí misma reflexionando sobre el paso de los años como si empezase a ser consciente de que han pasado unos cuantos y probablemente sea yo, para much@s, lo que se denomina una “señora”.  Me quedo perpleja porque no me veo identificada con la imagen que yo tenía de las “señoras” años atrás.

Tengo dos hijos y otra criatura viene en camino así que todo parece indicar que soy una madre de familia numerosa que se empeña en seguir con la energía, inquietud y ganas de tiempos pasados. Y además, creo firmemente  que soy más joven que nunca así que sin excusas, a seguir evolucionando.

Suspiro mientras pienso en el pasado y en el presente; del futuro se hablará. ¿Te gusta tu vida? Aunque hay mucho por “retocar” a mí sí. ¿Qué harías si supieses  que mañana ya no estarás?. No hace falta que respondas en alto. Esta reflexión es para ti; un regalo que te puede chivar cómo están las cosas por tus lares y qué te piden el cuerpo y el alma.

Quizás estés pensando  en  que estoy demasiado profunda. En posible que  tengas razón, o puede simplemente que sea que la edad te va dando pistas de dónde están los verdaderos tesoros; en las profundidades de las personas, de las situaciones, de los paisajes, de los pensamientos, de las conversaciones.

Lo superficial  suele ser atractivo, inmediato, adictivo y anestesiante ¿Qué más podemos pedir?. Las redes sociales responden a todas estas características y en muchas ocasiones son aliadas expertas en distraernos de lo verdaderamente revolucionario; nuestra propia mejora y transformación. Sin darnos cuenta, en ocasiones nos convertimos en opiniones, likes, recomendaciones  y amigos de usar y tirar.

 

Hojas, Cielo, Azul, Nube, Verde, Armonía
lallaveerestu

No, no estoy haciendo un alegato en contra de las redes sociales porque, como todo, tienen su parte positiva. La cuestión es que no nos convirtamos en robots manejados por Internet sino en seres responsables, críticos y autónomos que saben sacar lo mejor de las nuevas tecnologías.

Porque la vida, o mejor dicho, tu vida sólo será tuya si la vives como tú eres, como tú sientes, como tú opinas, como tú aciertas y como tú te equivocas. La vida online sólo ha de ser un complemento dispensable que combinamos según nos convenga.

 

No hay like, ni foto, ni comentario más importante que lo que hay en tu interior.  #lallaveerestu#.

¿Cómo lo ves?.

Buen día.

Ana.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *