Al final de la cola

Todos estamos al final de la cola  en algún momento; eso puede beneficiarnos o no, pero el caso es que nadie parece querer estar. Todos desean posicionarse  lo más cerca posible del objetivo, de la entrada a algún lugar. Es humano y también superable.

No parecemos entender que para superarnos hemos de pasar por estados, adversidades,  situaciones y  finales de cola que,a priori,no deseamos e incluso rechazamos o evitamos.

No nos engañemos, nadie se supera si no pasa por ahí.

Resultado de imagen de colas o filas

Podrás saltarte la fila y colarte con la excusa de que tienes prisa, estabas primero o quién sabe qué y pensarás que lo has conseguido porque has pasado a los demás y has llegado al principio de la fila.  Te sentirás satisfecho con tus habilidades de «colador» y te convencerás a ti mismo de que así va a ser siempre ; que lo mereces y la vida te lo debe por ser tú. Argumentarás que seguro que a la gente no le importa que te cueles constantemente, que qué les importa estar un minuto más o menos esperando, que tú, que tú y que tú…

Y es posible, o no, que esa estrategia te funcione durante un tiempo y que incluso la compartas con tus hijos, familia, amigos y conocidos en general.

Lo que es seguro es que no te va a resultar toda la vida. Llegará el momento ( cuánto antes para ti, mejor) en el que al llegar al inicio de la cola y estés a punto de entrar hacia dónde quieres, alguien te haga lo mismo, o muchos te hagan lo mismo, o todos te hagan los mismo. También puede ser que quien espere en la puerta de entrada  no te deje pasar porque lleva tiempo observándote y no le convence tu obrar.

Y si te deja pasar, quizás no te lleve hacia dónde tú quieres. Oh sorpresa!.

Pueden ser tantas cosas… lo seguro es que sucederán antes o después.

Y cuando ese momento llegue, reaccionarás  de alguna manera; te «picarás», lo asumirás, te rebelarás, aprenderás…De esa reacción depende  tu nueva posición en la cola.

Aplicable a colas/filas variadas ( supermercados, colegios, etc.) , ascensos profesionales, desarrollo personal, juegos y demás recetas de la vida.

La vida, ¿ Es una pescadilla que se muerde la cola?.

 

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *