¿Dónde están l@s tóxic@s?

Deben de ser much@s y/o muy ruidos@s. A lo mejor simplemente es que se han puesto de moda. La cuestión es que en los últimos meses no paro de escuchar y leer titulares en los que se habla de personas tóxicas; «Aléjate de ellas», «Te chupan la sangre», «No te merecen», «Se aprovechan de ti», ´»Están amargadas», «No te dejan vivir en paz», «Te manipulan», etc.

Vaya percal, no? El tema no tiene muy buena pinta. Están en nuestras familias, en nuestros trabajo, en el vecindario e incluso en Internet. Todo el mundo parece tener alguna o algunas personas tóxicas en su entorno personal o profesional y, por lo que cuentan, es lo peor. Nos persiguen. No hay ser humano que no conozca a alguna persona tóxica pero nadie se reconoce como tal. ¿Dónde están?, ¿Quiénes son?.

Esto me recuerda cuando mi hijo Jon tenía 4 años y llevaba un parche corrector en uno de sus ojitos. Después de cuatro horas debía quitárselo. Un día le pregunté si se acordaba de quitárselo y cómo lo hacía. El me contó que iba a donde estaba su profesora y le preguntaba si llevaba el parche; si la profesora le decía que si, se lo quitaba. Me hizo mucha gracia comprobar como  no era consciente de si llevaba o no el parche; seguramente porque ya se había acostumbrado a llevar un ojo tapado y no recordaba que sólo veía por el otro.  Pues algo así nos debe de pasar a los adultos con la toxicidad; todos tenemos claro quiénes son las  personas tóxicas de nuestro entorno pero poco vemos o queremos ver de nosotros mismos.

 

Máscara, Máscara De Gas, Tóxico

La cuestión es que, por estadística, hay personas tóxicas o que en ocasiones se comportan como tal que no se han dado cuenta de que lo son porque, sino, ¿Dónde están todas esas personas de las que se habla?. El compañero de trabajo que malmete, el familiar que todo lo ve negativo, la pareja que nos manipula, el jefe que sólo ve los errores ajenos, la amiga que te pone la cabeza como un bombo, el vecino que…

Estas personas van vestidas de colores y no echan humo (por lo menos, aparentemente) y, unas más que otras, incluso son amables, inteligentes, organizadas, responsables, cariñosas, detallistas, diligentes e incluso guapas. ¡Qué barbaridad! ¿Cómo pueden ser tóxicas y todo eso a la vez?.

Después de muchos meses dándole vuelta al tema y procurando observar más atentamente a estas peculiares criaturas he de reconocer que he descubierto algo escalofriante. He observado a much@s profesionales, a muchas amistades, a muchos conocidos y a much@s desconocidos. También me he observado y escuchado a mi misma.  LO RECONOZCO; en algunas ocasiones me comporto como una persona tóxica conmigo misma y con mi entorno.  No creo ser una persona tóxica pero a veces tengo esos pensamientos, actitudes y comportamientos. Y lo hago cuando me descontrolo emocionalmente, cuando algo me duele, cuando me siento atacada y vulnerable, cuando…

Desde este humilde rincón me gustaría hacer un llamamiento para que por un lado nos quitemos el parche de una vez y reconozcamos (lo que debamos hacerlo) que a veces, somos o podemos ser tóxicos. Eso no nos hace malas personas; sólo nos hace más fuerte porque el hecho de reconocer algo es el primer paso para mejorarlo. Las personas tóxicas «con certificado acreditativo» son una minoría con estados y situaciones complejas. El resto, somos seres humanos en constante evolución que se equivocan, caen, se levantan e incluso son amables.

La próxima vez que hablemos de personas tóxicas tengamos la delicadeza  de tener empatía con ellas (porque son personas que no son felices) y asegurémonos de no ser nosotros los que en bocas ajenas estemos como «personas tóxicas». Va a ser que algun@s se lleven una sorpresa porque sino, las cuentas no me salen.

Si ves a una persona tóxica no hace falta que huyas, simplemente trata de empatizar sin contagiarte de su estado (ya sabes, #lallaveerestú#)  y (en la medida de tus posibilidades) échale una mano. Si ves que eso, en este momento, no es lo que quieres o puedes  aléjate pero no la etiquetes porque, si nos ponemos a etiquetar, hay etiquetas para todos.

Buena semana para tod@s.

#lallaveerestú#.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *