Y dice La Pelaya: «¿Porque me dejen hacerlo…

¿Porque me dejen hacerlo he de hacerlo?

Probablemente tú también te lo hayas planteado.

Somos muchos los que estamos pendientes de si estas Navidades podremos o no podremos estar con nuestras familias. De momento y, a falta de novedades, parece que sí. Otra cosa es en cómo, cuándo y cuántos. Pero bueno, todo se andará.

Y, aquí me tienes. Aunque he tomado la decisión de no darle vueltas al tema hasta que llegue el momento no te voy a negar que estoy en pleno debate interno.  Hace tiempo que no estamos con parte de nuestra familia. Se les echa de menos. El teléfono no es capaz de suplantar a una mirada; no puede  competir con una presencia o un abrazo.

Y llega la Navidad. Y, además hay niños pequeños que siguen preguntando por la opinión de Urkullu sobre el tema. Se sintieron contentos cuando les dije que parecía que, de momento, dejan ir. Lo hice con una sonrisa cargada de alegría e incerdidumbre a partes iguales.

Dentro de mí hay un debate.

A falta de noticias finales no lo tengo claro. Porque sea Navidad, porque nos dejen salir ¿hemos de hacerlo?. No creo que el virus haya firmado una tregua estas fechas; no creo que tenga espíritu navideño. Ya nos ha demostrado que no entiende nuestras costumbres ni comulga con nuestros ritos .Quizás nosotros tampoco lo hayamos respetado tanto como él merecía.  Quizás si…

¿Ir o no ir? He ahí la cuestión. Cualquier opción responsable es adecuada.

Me cuesta concebir estar sin abrazar. ¿Cómo decirle a mis pelayitos que no abracen a sus abuelos, a sus primos o  tios?.

¿Volveré a casa más triste, enfada o frustrada?.

Demasiadas preguntas, ¿verdad?. Ya sabes que La Pelaya es muy de preguntar. El reto está en responder.

Pero, ¿sabes una cosa? Decidiremos cuando llegue el momento. Tengo claro que haré aquello que me deje dormir bien. Hasta ahora pocas veces he perdido el sueño y el Covid no le va a quitar el puesto a Morfeo.  Una vez tomada la decisión no me torturaré pensando en otras desiones que hubiera podido tomar. Eso no es decidir.

¿Alquien por favor podría obligar a ir u obligar a quedarse? ¡Qué jodido es decidir!

Bromas a parte y, pase lo que pase, el show debe continuar.

Siempre, #lallaveerestúconacentoenlaú.

Buen sábado queridos pelayos y pelayas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *