En el mundo, eso no existe

 

Agosto se va y con él otra forma de vida. Septiembre asoma y lo hace con pinceladas de melancolía, pereza y tristeza. Buenos ingredientes para una canción. Me gusta septiembre, es mucho mejor de lo que parece; quizás agosto esté sobrevalorado.

Para que septiembre sea mejor, quizás deberíamos hacer mejor los deberes y no huir yéndonos de vacaciones a la espera de que desaparezca todo lo que no nos gusta de nuestra vida. No nos engañemos, cuando volvamos estará allí, a la espera de que tomemos las riendas de una vida que únicamente es propia si se hace propia. Sino, la dejamos en un existir (muy respetable y menos personalizado).

Por otro lado, imposible huir de nosotros mismos.

Las vacaciones son días de otras cosas diferentes pero para nada opuestas a lo que venimos haciendo el resto del año ( o no deberían ser). Si es así, el sistema de emergencia ha de saltar por algún lado.

Se puede decir que más que enero, septiembre engendra el nuevo año.

 

Cuéntame un cuento, Pew.

-¿Qué clase de cuento, pequeña?.

– Uno con final feliz.

– En el mundo, eso no existe.

– ¿Uno con fina feliz?.

– No, un final

La niña del Faro. Janette Winterson.

 

Bien pensado, cada día y cada momento engendra algo nuevo. Porque como bien dice Pew, no hay final; todo es un comienzo de algo. Cada segundo y cada septiembre es una nueva oportunidad para ser mejores y más felices, para equivocarnos y aprender, para querer saber, querer y dejarnos querer. Todo un mundo a nuestros pies para dar el primer paso hacia dónde queramos.

Buen comienzo para todos.

 

 

 

3 comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *